Diario Electrónico de Mejillones

Fundado el 2 de noviembre del 2001

Las verdades que no se dicen...

Viernes 4 de diciembre de 2020 Cultura ¡Contáctenos!

Volver a la página principal

CIANOTIPIA: CENTENARIAS Y ARTÍSTICAS FOTOCOPIAS AZULES

Wilfredo Santoro Cerda

Hasta mediado de los 70 en Mejillones no se conocían las fotocopiadoras. Sin embargo en su seno se mantenía un tesoro gráfico: una copiadora de cianotipia. Es decir, un sistema de reproducción de planos que daba artísticas copias azules. Un lujo que a principios de siglo no todas las ciudades se podían dar.

La cianotipia nace en 1842, de la mano del astrónomo inglés Sir John Herschel, pero habría de ser una mujer quien masificaría su uso. Ella fue la botánica británica Anna Atkins, quien la utilizó en 1843 para publicar sus helechos. La cianotipia en sí es una técnica fotográfica monocroma, por lo cual Atkins es considerada la primera mujer fotógrafa de la historia.

Mejillones tuvo el privilegio de contar tempranamente con esta –para ese tiempo- avanzada tecnología, debido a que en 1906 se instaló la compañía inglesa Ferrocarril de Antofagasta a Bolivia, que rápidamente instaló una de las maestranzas más importantes del continente. Eran fundamentales los planos y también su reproducción.

La técnica consiste en recubrir un papel con una solución fotosensible  de citrato de amonio y hierro III más ferricianuro de potasio Al exponerla al sol la luz ultravioleta reduce el hierro III a hierro II, que termina reaccionando con ferricianuro. El resultado es una sustancia insoluble al agua, de color azul conocido como azul Prusia o Turquesa.

 DON HUGO Y EL DEPARTAMENTO TÉCNICO

En Mejillones tal proceso se desarrollaba en el Departamento Técnico del FCAB, que durante prolongado tiempo fue liderado por Hugo Rojas Alfaro. Don Hugo fue uno de los más destacados dibujantes técnicos de la zona, con prestigio académico y ahora goza de un merecido descanso en su residencia de la comuna.

 

Fuimos a conversar con él. Nos recibió con su habitual gentileza, contándonos algunos secretos de ese antiguo y artístico proceso. Nos señala que la máquina utilizada se conocía como “copiadora de ferroprusiato”. Que se utilizaba un papel sensible que “era blanco por un lado y azul por el otro” y que la característica que le parecía más importante es que las copias “duraban mucho, mucho tiempo”.

 IMAGEN SEÑERA

Pero también llegó a nosotros la copia de un plano de cianotipia. Se trata de una antigua locomotora del FCAB y pertenecía nada menos que a Iván Cortés Martínez. Su cuñado -mi gran amigo Francisco Díaz- me la hizo llegar junto a otros efectos de interés patrimonial. 

Esta locomotora en cianotipia es a mi juicio un ícono de Mejillones del siglo XX. Por varios motivos. Porque la locomotora representa al Ferrocarril. Y el Ferrocarril fue más que una empresa local. Fue un sector donde muchas familias mejilloninas vivieron y llevan en su corazón. En segundo lugar, porque representa una técnica que fue vanguardia y que muestra que fuimos importantes y por último, porque gráficamente es arte puro. ¡Disfrútenla!

 

La copiadora de ferroprusiato se mantiene en el

Museo "Mario Lucic" del FCAB en Antofagasta