Diario Electrónico de Mejillones

Fundado el 2 de noviembre del 2001

Las verdades que no se dicen...

Jueves 13 de agosto de 2015 Cultura ¡Contáctenos!

Volver a la página principal

 

Esta y otras monedas locales circulaban en el Mejillones del siglo XIX (anverso y reverso).

Fichas mejilloninas en el siglo XIX

Wilfredo Santoro Cerda

          El uso de fichas acuñadas especialmente para Mejillones durante el siglo XIX fue puesto en evidencia por el hallazgo que realizó un joven residente de este puerto. Se trata de una pieza de bronce circular de 1,5 cms. que tiene la leyenda “Juan Saez – Mejillones”. En su reverso aparece su valor, que son 5 centavos.

Esta "moneda" local fue hallada por Aliro Barraza Cruz el año 2012, mientras realizaba una excursión por el sector histórico de Mejillones, que se prolonga desde el actual camping coreano hasta la misma Punta Angamos. En su caminata junto a un amigo pudo hallar este objeto, de alto valor patrimonial.

Aliro se manifiesta como un joven muy interesado en el legado histórico y patrimonial. Dice que en varias ocasiones  “salía a recorrer los vestigios de poblamientos que hay en Mejillones” y que además de esta moneda –que es lo más llamativo- ha encontrado sobre todo restos de proyectiles.

 

Aliro Barraza Cruz encontró esta joyita patrimonial en uno de sus paseos por sectores históricos.

Hacemos notar que es bastante importante el número de reliquias históricas que han sido halladas por los mejilloninos en el área de La Caleta y su prolongación, que es Caleta Ño Robles. Entre éstas se pueden mencionar espadas, antiguos escritos, armas de fuego, fichas guaneras, cartas y una serie de otros elementos, que están repartidos en algunas viviendas de la comuna. Cabe recordar que en los trabajos realizados por las empresas autorizadas para instalarse se sacaron incluso urnas con cuerpos del siglo XIX, en las inmediaciones del Cementerio de Grau.

Todo esto hace urgente tomar medidas para preservar el patrimonio histórico mejillonino que se está perdiendo ante la carencia de protección como área patrimonial. 

UNA FICHA MUY PARTICULAR 

Si bien para la mayoría de las personas la pieza hallada es una moneda, lo cierto es que técnicamente se trata de una ficha y no de una moneda. Es decir, está emparentada con las fichas salitreras.

La diferencia entre ficha y moneda no es que una sea metálica y la otra de ebonita, como pareciera ser a primera vista, sino que la moneda está acuñada por un país y tiene circulación legal mientras que la ficha es emitida por un particular y su ámbito está restringido normalmente a su establecimiento o campamento. Cabe hacer notar que han existido fichas incluso de plata (no en nuestras salitreras por cierto). 

¿TUVIMOS FICHAS EN MEJILLONES?

        Efectivamente en Mejillones existieron fichas. Tal época se remonta al período guanero, cuando esta ciudad perteneció a Bolivia. Como es de público conocimiento, el año año 1866 y en virtud a un tratado, Chile retrocedió desde el paralelo 23, ubicado en Playa Grande, Mejillones, al paralelo 24, que se halla al sur de Antofagasta, cerca de Punta Jara.

Durante ese período el gobierno boliviano otorgó licencias a empresarios para que explotaran el abundante guano rojo existente en el morro, que había sido descubierto por Juan López. La empresa que contaba con la concesión en 1876 emitió fichas. Existen entre coleccionistas al menos dos ejemplares de esas fichas. Una valía 10 centavos mientras que la de 20 centavos era de bronce, el mismo material que la hallada por Aliro. Ambas superaban los 2,5 cms. de diámetro. 

¿QUIEN ERA JUAN SAEZ? 

Juan Saez era el propietario de una de las dos plantas  desaladoras de agua que existían en Mejillones. Su competencia era una sociedad liderada por un apellido que aún se mantiene hasta nuestros días en la localidad: Neves. La ficha en poder de Aliro debió ser emitida entre 1870 y 1877, coexistiendo con las fichas guaneras y su uso debió estar ligado a la compra de agua.

Pareciera ser que el año 1877 fue el cénit del desarrollo mejillonino en el siglo XIX. Porque en mayo de ese año un maremoto de características apocalípticas se llevó buena parte del pueblo... desaladoras incluidas... poniendo fin a la época del guano. Luego el 79 vino la guerra y finalmente, Mejillones se reconstruyó más al nororiente. La Caleta, su rica historia y sus fichas pasaron al olvido.