Diario Electrónico de Mejillones

Fundado el 2 de noviembre del 2001

Las verdades que no se dicen...

Cultura

Volver a la página principal

Una elección a tres bandas

Wilfredo Santoro Cerda

Con el lanzamiento de la campaña de Sergio Vega quedó aparentemente completa la nómina de candidatos a alcalde de Mejillones. Este se suma a Marcelino Carvajal, que va en pos de su quinto período, y del representante de la derecha, Rolando Cortés.

Sergio Vega es el ex administrador municipal y durante la mayor parte de los cuatro períodos la mano derecha de Marcelino Carvajal. Es profesor de francés y una persona que se ha granjeado el aprecio de mucha gente, por su estilo atento y educado. Políticamente independiente ha sabido mantenerse al margen de la contingencia no “casándose” con ningún partido político.

Su candidatura fue una sorpresa, ya que renunció poco antes que se cumpliera el plazo que tenían los funcionarios públicos para presentarse a las elecciones. Es por eso que en su campaña se han congregado prácticamente todos los desencantados de la gestión de Carvajal, que ven a su ex lugarteniente como una opción válida de gobierno comunal.

Lo que sí constituyó una sorpresa durante el lanzamiento de la candidatura de Vega es el impensado apoyo del Partido Comunista local. Sus candidatos a concejales estuvieron presentes y su dirigencia señaló que no existía prohibición partidaria ni problema ideológico alguno en apoyar a un candidato independiente que no sea de izquierda.

EL SINDROME COMUNISTA

El problema del partido comunista en Mejillones es que nunca apoya realmente al candidato que representa a los comunistas. Sus dirigentes se comprometen en alianzas subterráneas. Esto ha ocurrido el año 2000, cuando Rosendo Godoy obtuvo sólo 36 votos porque sus compañeros trabajaron por Armando Aillapán, que había renegado del PC. Sucedió el 2004, cuando el candidato del Podemos no superó los 150 votos porque algunos comunistas trabajaban por el candidato de la Concertación y otros por el independiente que iba en pacto con la derecha. Por último, ahora en Mejillones los comunistas debieran apoyar a Carvajal, en virtud del pacto de omisión que se negocia. Lamentablemente si algo le ha faltado al PC es claridad y consecuencia. Aparentemente esa falencia no afecta sólo a Mejillones.

Ahora Marcelino Carvajal se ha ganado abnegadamente la oposición de un sector que considera su gestión ya agotada. Ya es más evidente la convicción de la comunidad que “lleva mucho tiempo” y causa tedio su discurso de “millones por acá… y millones por allá”. Su compromiso con la empresa contaminante, su vocación de viajar al extranjero, su gusto por Europa. Ahora, eso le molesta sólo a un sector de la población. Tal vez al 50 por ciento. Quizás el 55 por ciento de la población mejillonina no esté a gusto con Carvajal, pero de ser así, igual ganará las elecciones de octubre, por la sencilla razón que Vega y Cortés se restarán votos.

HACER LAS COSAS BIEN NO BASTA

Con respecto a Cortés, está haciendo bien las cosas. Pero en Mejillones no basta hacer las cosas bien para ganar. Para ganar en Mejillones se necesita ser de la Concertación o al menos, descolgado de la Concertación. El pecado de Cortes es ir por la derecha y en Mejillones la derecha nunca ganará (al menos en el Mejillones que conocemos). Eso lo sabe muy bien Sydney Biaggini quien ha sido el máximo referente de la derecha y nunca se ha querido postular directamente a alcalde. En Mejillones lo máximo que saca la derecha son 1.600 votos y con eso no se gana una elección a alcalde.

Bien. Ese es el panorama. La izquierda en Mejillones no presentará candidatos. Tampoco no se vislumbra ningún candidato independiente. Este año la elección de alcalde en Mejillones será a tres bandas y aunque algunos no lo quieran, el favorito sigue siendo Carvajal.

 

Rolando Cortés Mourguez por fin la derecha lleva una carta brava. Sergio Vega Venegas de administrador municipal a principal rival de su ex jefe. Marcelino Carvajal Ferreira el eterno favorito… ahora para su quinto período.